'

Garmin Forerunner 610. La prueba


Os presento el último reloj deportivo de la marca Garmin, el Garmin Forerunner 610.

Se trata de un completo reloj-pulsómetro muy atractivo, con una característica estrella: su pantalla es táctil. A parte de eso, ¿merece la pena? Os dejo la prueba que ha realizado desde www.Xataka.com


El Garmin Forerunner 610, tiene un precio de unos 300 euros, viene en un paquete que incluye los siguientes elementos:
  • Reloj con GPS
  • Cargador USB de pared.
  • Cable USB para recargar el reloj mediante un sistema de anclaje muy cómodo basado en el magnetismo.
  • Receptor Ant+
  • Pulsómetro.

Todos los elementos gozan de un acabado excelente, especialmente el reloj, con un marco metálico que lo remata. La correa es sólida y el cierre, muy robusto. 

El tamaño del reloj es considerable pero no llega ni de lejos a límites que no permitan usarlo a diario.

Controlando el reloj con una pantalla táctil

El control del Garmin Forerunner 610 se realiza casi íntegro desde su pantalla. La respuesta que ofrece es muy buena si tenemos en cuenta de donde venimos. No podemos esperar lo mismo que con la pantalla de un teléfono móvil, pero no hay sensación en ningún momento de torpeza, incluso usando guantes (de ciclismo o corredor, nada de los de lana que tanto abrigan).

Además, pese a que las opciones a veces pudieran parecer que no se van a poder activar por su diminuto tamaño, al final sí que podemos manejarlas con soltura, sobre todo después de unos días con el equipo en uso. Tan solo hay que acostumbrarse a tocar con más decisión que en un teléfono móvil.

La interfaz renovada del Garmin 610 nos ha gustado. Para poner en marcha el reloj solo hay que deslizar el dedo por su pantalla hacia la izquierda, apareciendo en ese momento el menú principal compuesto por cuatro opciones:
  • Historial: recoge los datos de las actividades perfectamente listada, así como el total. También podemos gestionarlas desde aquí.
  • Entrenamiento: aquí encontramos el corazón de la función deportiva del reloj. Podemos gestionar alertas, funciones de vueltas, pausa automática cuando nos detenemos en carrera, y las más interesante opciones de entrenador o carrera acompañada, en la que competimos contra marcas y referencias anteriores que podemos cargar en el sistema o con otros rivales que descargamos de Internet. Aquí también podemos configurar el reloj para que nos de opción de tener la actividad de ciclismo en los menús o no.
  • Configuración: en esta opción podemos variar los parámetros, datos y elementos de la configuración del reloj, entre ellos el perfil del usuario, la activación o no del podómetro o la alarma.
  • Destino: una especie de función GPS que nos da la posición exacta en la que nos encontramos o que nos puede guiar a un destino cuyas coordenadas le marquemos nosotros.
En esos menús, podemos recurrir al que podríamos llamar como menú contextual con el botón no físico situado en la parte inferior.
Volviendo a la pantalla principal, disponemos de cuatro paneles configurables donde encontrar desde la hora hasta la distancia, ritmo de carrera, datos cardíacos, entre otros.

Garmin Forerunner 610 en funcionamiento
Con todo bien configurado según nuestro perfil y necesidades, nos ponemos en marcha. En interior le ha costado encontrar los satélites para empezar a posicionarnos, pero ya en el exterior, esa detección es casi instantánea (a nosotros nos localizaba siempre en menos de diez segundos)

Llevar un chip SirfStar IV en su interior es lo que tiene de bueno. Además, la precisión del mismo la agradeceremos al pasar los datos de nuestra carrera a un mapa.

El control del reloj Garmin es muy cómodo con ayuda de la pantalla táctil. Como hemos comentado, incluso con guantes finos, en todo momento podemos gestionar las pantallas y opciones durante la carrera o el ejercicio. En funcionamiento disponemos de alertas configurables. Y no nos olvidamos de la retroiluminación.

El Garmin Forerunner 610 se puede mojar sin problemas, pero no está pensado para natación, algo en lo que, apretando mucho las exigencias, se podrían haber esforzado. Pero ya sería por buscarle alguna pega a este estupendo reloj deportivo con GPS.

Ya en casa, basta conectar el stick USB al ordenador para que los datos se envíen al programa correspondiente o el sitio web de Garmin de forma inalámbrica gracias a la conectividad ANT+, que también se usa para emparejar el reloj con diversos aparatos y equipos compatibles con esta tecnología.

Y no nos olvidemos que si hemos acumulado unas 7 horas de carrera o ejercicio, tendremos que poner a cargar el reloj. En nuestra prueba, en menos de dos horas (vía USB del ordenador), teníamos el Garmin 610 dispuesto a salir de nuevo a la calle.

La opinión
No hay duda de que con el Garmin Forerunner 610 estamos entrando en una gama de equipamiento avanzado para hacer deporte. El acabado, la calidad y fiabilidad del GPS no tienen discusión, como tampoco los accesorios incluídos.

Eso se refleja también en el precio, que es de más de 300 euros. Pero no os asustéis, hay modelos con funciones básicas similares a menor precio, y serían los ideales para empezar. Pero está bien saber que, cuando necesitemos algo más, cuando le sepamos sacar provecho a las nuevas funciones de entrenador personal o carrera acompañado, hay un buen producto esperándonos.