'

Como evitar y tratar las ampollas en los pies

Una ampolla es una burbuja de pared delgada y llena de líquido en la piel. Una ampolla empieza como una zona irritada, un área que genera molestias en la piel, y que se siente como si se hubiera frotado demasiado. Si se le hace caso omiso, la zona irritada evolucionará hacia una ampolla.

La causa más frecuente de ampollas es la fricción o la presión. Usar calzado sin calcetines, o usar calzado demasiado apretado puede llevar a la formación de ampollas. Puedes presentar una ampolla en las plantas y en los dedos si estás haciendo trabajo que causa frotamiento.

Debes tomar algunas medidas de prevención como "domar" las zapatillas andando una semana antes de empezar a correr con ellas y usar calcetines de calidad (sin costuras y a poder ser de coolmax).

No ahorres en los calcetines y presta atención a que queda ninguna arruga cuando te los pones. Justo dónde queda la arruga aparece la ampolla. El truco de los corredores cuando haces distancia largas es darse vaselina, no sólo en toda la zona de los pies (con especial atención a la zona entre los dedos y el talón) sino en todos los puntos de rozamiento.

Otros cuidados preventivos :

Para cuando estes en climas muy fríos, utiliza un calcetín delgado o liner bajo un calcetín grueso que elimine la humedad por acción capilar, que absorba la humedad.

Usa calzado adecuado y de la talla precisa; ya que los zapatos demasiado rígidos o apretados presionan los pies y producen roces, mientras que los zapatos demasiado flojos hacen que el pie se deslice dentro del zapato y también producen roces.

Los pies húmedos están más propensos a ampollas.


En el caso de que tengas una ampolla, lo que no debes hacer es quitar la piel, pon un Compeed encima y no lo quites nunca, espera a que se caiga. Para tratar adecuadamente una ampolla sigue las siguientes instrucciones:

Primero, esteriliza una aguja haciéndola pasar por una llama, y a continuación, límpiala con alcohol para reducir el riesgo de infección. Después lava la zona afectada y pincha la ampolla, una vez que el líquido haya drenado, es decir, cuando la ampolla esté vacía, cubre la zona con un apósito impregnado en alguna sustancia cicatrizante y antiséptica. Cámbialo todos los días.

Si la ampolla se rompe sola, trátala como una herida abierta. Lávala con jabón y agua tibia. Aplica un ungüento antibacteriano y cúbrela con una venda limpia. Debes estar atento ante la presencia de signos de infección, como enrojecimiento, dolor, hinchazón, o estrías de color rojo que se dirigen hacia el corazón.Es mejor dejar intactas las ampollas por fricción si puede evitarse irritación de la piel hasta que desaparezca el líquido.

Fuente: http://www.fredmeyer.kroger.staywellknowledgebase.com/