'

II Legua Barrio de las Delicias. Cronica del Norte de Castilla

Mañana sensacional para una carrera popular. El sol, gracias a la presencia de las nubes, no castigaba en exceso a los 350 participantes que tomaron parte en la salida de la II Legua Barrio de las Delicias, una carrera en plena expansión. En su primera edición hubo una participación de algo más de doscientos corredores. Este año, la cifra ha engordado considerablemente en esta prueba que organizar la Asociación Familiar Delicias con la dirección técnica del CD Sprint Sport.


El recorrido, 5.560 metros. Un total de dos vueltas a un circuito con salida y llegada en la calle Alférez Provisional. Pasadas las diez de la mañana arrancó la carrera. En cabeza se colocó Anselmo Lucas, que estuvo acompañado hasta el primer giro por otros tres corredores: Roberto Bueno, Gonzalo Cantero y Javier Asensio. Juan Antonio Mangas les seguía unos metros más atrás.

Pero el atleta del Vino de Toro guardó lo mejor de su repertorio para la segunda vuelta. Pegó un tirón que dejó fuera de juego a sus compañeros de aventura. Lucas cruzó la línea de meta con un tiempo de 18 minutos y 17 segundos. Ocho segundos después lo hacía Gonzalo Cantero. Tercero iba a ser Roberto Bueno, que llegaba a dos segundos del segundo clasificado en la general.

El riosecano Anselmo Lucas se convierte así en el segundo atleta que tiene este legua en su palmarés tras Fernando Álamo, que fue el ganador de la primera edición de esta carrera.

En chicas, el dominio de Sonia Domínguez Medina, del Parque Sport, fue rotundo. No tuvo mayores problemas para alcanzar la meta como primera mujer de la prueba. Tardó 23 minutos y diez segundos en recorrer los más de cinco kilómetros de que constaba la carrera. Casi dos minutos después de que lo hiciese la ganadora llegó la segunda clasificada, Begoña González, del CA Parquesol. La tercera posición la consiguió Yolanda Martín, del Trotapinares, que registró un tiempo de 25 minutos y 56 segundos.
Aunque la prueba estaba destinada a la categoría sénior y veteranos, varios chavales no se resignaron a correr la legua. Lo hicieron lógicamente sin dorsal, pero recorrieron los más de cinco kilómetros. Incluso alguno tuvo la osadía de superar en el esprín a su progenitor.
Algunos corredores lograron superar incluso problemas físicos para acabar la prueba. Es el caso de Carlos Gutiérrez, que llegó a la meta en el primer giro casi andando. Un tirón tenía la culpa. Pero el pundonor pudo más que el dolor y llegó a completar la segunda vuelta. Entró en meta con claros gestos de dolor, pero con la satisfacción de haber cumplido el reto.

No faltó a la cita una institución del atletismo local como el veterano Isaías Granado, que recibió los aplausos de los aficionados y curiosos que se dieron cita en el recorrido de la legua.


Circuito
La prueba, pese a ser solo su segunda edición, ha quedado esta temporada englobada dentro del Circuito Solorunners-New Balance. La II Legua Barrio Delicias es la séptima prueba de las once que componen el mencionado circuito atlético.
Después de la carrera, la sede de Valladolid Motor sirvió como escenario para la entrega de los premios a los distintos ganadores de la legua. Hubo trofeos para todos ellos. Luego se sorteó un viaje y unos lotes de vino entre los participantes.
 
http://www.elnortedecastilla.es/v/20110718/deportes/atletismo/legua-expansion-20110718.html