'

Correr con Contaminación

Estos días están saliendo noticias sobre la alta tasa de contaminación existente en Madrid y Barcelona, y buscando info he visto un artículo en Sport Life que os dejo después, pero además he buscado indicadores de la calidad del aire, pues he leído que los niveles varían mucho de unas zonas a otras en una misma ciudad, y me encuentro con que la info que se aporta es bastante floja.

Vamos que según, la web de Medioambiente de Madrid, casi todos los indicadores están en verde, solo hay unos pocos en amarillo y ninguno en riesgo, ¿de quién se fía uno? , es cosa de las actualizaciones, de la hora, no sé, tendré de investigar más.

De todas formas os dejo las web de consulta sobre la calidad del aire

Y recordar que lo mejor en estos casos,es correr por el parque más grande y frondoso que tengais cerca de casa (Casa de Campo, Central Park, el Sahara, la Patagonia, ...) una carrerita y vuelta para casa.


Articulo :

La contaminación no sólo puede disminuir el rendimiento, sino que nos hace más vulnerables a estos contaminantes. Por ejemplo, el monóxido de carbono (CO) entra rápidamente a la sangre y ocupa el lugar del oxígeno en la molécula de hemoglobina, disminuyendo la cantidad de oxígeno que llega a los tejidos. El ozono (O3) que aparece en la atmósfera puede llegar a irritar los ojos, provocar falta de aliento, tos, náuseas y rigidez en el pecho, afectando al entrenamiento. El dióxido de azufre (SO2) es un irritante del conducto respiratorio superior y de los bronquios.

Si no puedes entrenar en la naturaleza, debes poner atención a estos factores antes de salir:

Fíjate en el tiempo.

Los niveles de ozono aumentan cuando no existe viento, brilla el sol y hace calor.
La falta de lluvia ayuda a la acumulación de contaminantes.

Fíjate en el reloj

La luz del sol necesita tiempo para formar nubes de ozono, los niveles más alto de éste aparecen durante la tarde.
Los niveles más altos de monóxido de carbono aparecen en horas “pico” o “punta” de circulación de vehículos

Fíjate en las noticias
En los momentos de mayor contaminación y especialmente cuando se superan los niveles permitidos, la prensa suele informar de esto.

Fíjate en la edad
Los niños, los ancianos y los enfermos asmáticos son especialmente susceptibles a sufrir problemas respiratorios si realizan ejercicio en ambientes contaminados.

LAS REGLAS DE ORO PARA MINIMIZAR LA EXPOSICIÓN A LA CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA:

  1. Entrena muy temprano por la mañana, y si no puede ser así, entrena por la noche.
  2. Nunca entrenes en la hora “pico/punta”.
  3. Evita las calles congestionadas de tráfico. Acude mejor a parques grandes o retirados del centro.
  4. En condiciones de contaminación atmosférica, mejor vete al gimnasio. Si no hay otra alternativa, utiliza un cubre-bocas.
  5. En altitud, se ventila mayor volumen de aire, tanto en reposo como durante el esfuerzo. Esto es debido a que el aire es más denso y seco, y necesitamos inspirar más aire para conseguir la misma cantidad de oxígeno que a nivel del mar.
  6. Los deportistas que fuman y no pueden quitarse el hábito, deben al menos no fumar el día anterior a su competición, consiguiendo con ello una mejora del rendimiento.