'

Marcha Nordica

No de correr vive el hombre, sino que también gusta de hacer otras actividades, una que he descubierto recientemente y que me ha gustado es la marcha nórdica, en un principio me parecía que era simplemente andar rápido, pero tiene mucho más, es sorprendente lo que se ganar con el uso de los bastones al caminar. Ideal para excursiones y para ir con gente con poca capacidad de resistencia para realizar marchas.
La marcha nórdica, o nordic-walking , ha conseguido en poco tiempo muchos seguidores, y ya existen en España, clubs, asociaciones, cursos municipales, etc. Es un ejercicio, en el cual se nota rápidamente sus beneficios, independientemente de su edad, sexo y condición física, porque no es caminar ayudados de unos bastones, sino que se trata de una forma nueva de caminar que se aprovecha del empuje de los bastones, consiguiendo mejorar la relación esfuerzo/resultado, menor cansancio para igual recorrido, de ahí que es ideal para excursiones de grupos de diferentes capacidades, y para personas que les gusta el senderismo, la montaña, etc.
La técnica
Con los bastones se entrenan el torso y la musculatura de la espalda. El paso firme, apoyado en los bastones, dirige la marcha. El bastón derecho está siempre en contacto con el suelo cuando se pisa con el talón izquierdo y el bastón izquierdo lo está cuando se pisa con el talón derecho. Los hombros han de mantenerse siempre sueltos y relajados. Los bastones se llevan cerca del cuerpo inclinados hacia atrás: el bastón izquierdo se clava a la altura de la punta del pie izquierdo y, de la misma forma, el bastón derecho a la altura de la punta del pie derecho.
Para conseguir buenos resultados con el entrenamiento hay que prestar atención a lo siguiente: dar pasos largos, conseguir desarrollos completos en el movimiento de los brazos y los pies, llevar los brazos lo más rectos posible y hacer fuerza con los brazos hacia atrás (es decir, la mano debe sobrepasar la cadera, en sentido contrario a la marcha). Los pasos largos aumentan sin embargo el impacto en las articulaciones.
Entre sus ventajas, se destaca:

  • Ejercita el 90% de los músculos de nuestro cuerpo, frente a la forma de andar habitual que solo llega al 60%

  • Incrementa el consumo de calorías hasta un 45% mas, por lo tanto, optimiza el tiempo que dedicamos a la marcha nórdica y ayuda a la pérdida de peso.

  • Reduce el impacto sobre las articulaciones, problema habitual en el jogging o footing.

  • Fortalece los músculos relacionados con la postura y estabilidad de la columna vertebral.

  • Es una actividad divertida y al aire libre, para realizar solo o en grupo. En cualquier época del año. En el campo y en la ciudad. Contribuye a reducir el stress.
 Tenéis más información y videos en: