'

Carta de un buen día de entreno.

Que bueno es esto de correr, ayer por la tarde noche me decidi a salir, llevaba dos semanas saliendo, en total 4 entrenamientos, y la verdad, la vuelta estaba siendo dura, con ritmos lento y pesados, y la desgana de haber perdido ritmo de carrera me llenaba.


Pero ayer fue otra cosa, ayer fue de esos dias que hacen afición, empece a un ritmo rapido y muy comodo, iba ligero, sin esfuerzo, hacia frio, pero llevaba la ropa justa para ir comodo, y ante mí tenia un parque semivacio, solo un par de personas paseando a sus perros se divisaban en la lejania, la noche se iba haciendo la reina y la gente se volvia a sus calidas casas, mientras yo, exultante de energia, zancada a zancada, abanzaba en la noche para superar mis limites.

Llevaba ya cutro kilometros recorridos y en el parque ya no quedaba nadie, los últimos en irse habián sido un par de chicos que estaban entrenando a un ritmo muy superior al mio, y les habia mismo salir en dirrección al rio, solo quedabamos los caminos del parque por donde estaba dando vueltas, las estrellas y ese arbol semi-seco, que con la noche parecia más negro que el carbón, y con sus altas ramas parecia rasgar el cielo como en una pelicula de terror, ya no habia nadie, solo yo, solo yo era testigo de mi esfuerzo, un esfuerzo que me iluminaba el camino que recorria, que sencación de saber que lo estas haciendo bien, ahora todo se volvia facil, notaba como mi mente se volvia clara, y repasaba los problemas del trabajo y estos se volvian sencillos y pequeños.

Como me venian a la mente los articulos sobre moviles para deportistas que estuben leyendo antes de ayer, y como sin darme cuenta, habia llenado este blog que escribo de tecnologia, tecnologia que me gusta pero que no lo es todo , y recorde, recorde muchas cosas, recorde el post de Karlitos sobre esos amigos que vio correr, recorde como la vida cambia y se transforma, como a lo que te propones como corredor y persona se le va uniendo cargas, cargas que pretenden dar confianza, seguridad, control, competitividad, ... y en realidad son solo lastres, lastres que nos impiden llegar donde nos proponemos, por eso corro, corro por liberarme de esos lastres, y ayer fue un buen día para tirar lastres, y quedarme con el pensamiento de que hoy, debia escribir esta carta.