'

Cuando te regalan un pulsometro

"Piensa en esto, cuando te regalan un pulsometro te regalan algo que es tuyo pero que no es tu cuerpo, que hay que atar a tu cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgándose de tu muñeca. Te regalan la necesidad de controlar tu pulso en todas tus zancadas, te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. Te regalan la tendencia a comparar un pulsometro con los demás pulsometros,... no te regalan un pulsometro, tú eres el regalado. "