'

Fuera de Control

De la vuelta de las vacaciones, os traigo una experiencia que he vivido este verano, en realidad ya lo había visto antes, pero ahora me ha interesado más, se trata del tiempo que da la organización para acabar la carrera, el famoso fuera de control.

Me parece muy bien que cada organización establezca un tiempo para acabar la carrera y te pasas de ese tiempo, cierren la meta y empiecen a recoger el tinglado.

Pero lo que me parece muy mal, pero mucho, es que se adelante por las buenas. Se quita vallas, empieza a entrar gente en el final de meta y ves como los corredores esquivan a la peña para llevar, o como policías o gente de la organización dan preferencia en circuitos urbanos a los coches antes que al corredor, por ser uno y de los últimos, o al llegar tener que oír que ya no queda agua, no la camiseta conmemorativa, etc. ¡Que hubiera llegado antes! Lamentable esto último , cuando me lo contaron me quede “a cuadros” (no escribo lo que realmente dije sobre el estado físico y mental de tal personajillo)

Es muy difícil conseguir que alguien que empieza se anime a correr en alguna carrera, sobretodo personas con un estado físico no bueno, y si a esto le ponemos dificultades, difícil va a ser fomentar la práctica de este deporte.

A estas organizaciones, que piensen bien lo que quieren, si hacer una prueba popular para aficionar y fomentar la práctica de este bonito deporte, o reducirlo a una clase de personas que lleguen a unos determinados tiempos.

Si se fija un tiempo de fuera de control se debe cumplir con todas las consecuencias, para muchos esto no tiene importancia, pero para otras muchas personas, es lo que les hace decidirse a participar o no, de cómo se les trate en esta ocasión, está el éxito de sus participaciones futuras.