'

Empezamos a entrenar la mente

Una vez que nos hemos marcado unas metas, nuestra mente ya ha empezado ha entrenarse para correr. Pero no solo se vive de metas, hay que concienciarse que hay que salir como mínimo dos días a la semana, vamos a empezar con dos días, lunes y jueves, martes y sábado, etc. según convega a cada uno, entorno a la misma hora. Y SIEMPRE dejando al menos, un día de descanso entre salida y salida, lo recomendable son dos días. Y si no se puede ese día se sale al siguiente, pero no se pierde, en una semana hay flexibilidad suficiente para evitar perder días de entrenamiento.

( Nota: Recuerda que este plan es para empezar, cuando vayas cogiendo fondo y superes esta fase, entonces habrá que cambiar el entrenamiento, aumentando el numero de días, y la variedad de entrenamiento con cambios de horario, terrenos, etc. Pero el comienzo es un momento muy delicado, y para correr, antes hay que andar paso a paso.)

Como consejo, os recomiendo informar a tu entorno (padres, novias, mujer, hijos,...) que sales esos días a tal hora, para evitar que surjan planes inesperados y poder mantener fijos los días de entreno.

Yo intento evitar salir los fines de semana, que es cuando surgen más planes alternativos, aunque es cuando más tiempo libre hay, pero lo peor que podéis hacer, es salir el sábado y el domingo, son días seguidos, os pegáis una paliza y luego estáis 5 días sin moverse, el cuerpo y mente lo va a notar como algo fuera de lo normal, incluso algo malo, y vuestro entorno va a tomar vuestros entrenamientos como una tontería que os ha dado ahora y no lo va tomar en serio, entonces es cuando se da las condiciones para que no se salga al domingo siguiente, después solo se sale un día y al final no se sale.

Si os tomáis el correr como algo natural que forma parte de tu día a día, el esfuerzo mental es menor, el entorno lo toma como algo natural que haces y resulta más fácil no perder días de entrenamiento.

El siguiente paso en tu entrenamiento mental es recordarte que vas a entrenar, no ha correr una carrera, el fallo más común es salir a correr a tope hasta quedarse sin aliento como si se fuera a ganar la carrera del millón de euros.Hay que mentalizarse de correr despacio (a bajas pulsaciones), de andar a veces, al principio mucho, y que es necesario un calentamiento antes y después del entreno.

Es muy importante al principio correr despacio para conocer como reacciona tu cuerpo, como respiras, como das las zancadas, como es el paisaje por donde corres, como tu mente se libera de las preocupaciones, los pensamientos que te surgen, etc.

Las sensaciones al correr son muy importantes, y el conocer como reacciona tu cuerpo más, por ello siempre se recomienda hacer un reconocimiento médico antes de empezar a entrenar, para los que somos poco aficionados a los médicos, os aconsejo que antes de desechar está idea, aprovechar cuando vayáis al medico de cabecera por una gripe o al reconocimiento de la empresa, para comentar al medico que vais a empezar o estáis corriendo, el estado de tu salud es muy importante para planificar tus entrenamientos, y es un paso más para concienciarse.

La mitad del camino ya esta hecho

Por cierto, respecto a cuando es la mejor época para empezar a correr, la respuesta es clara, desde hoy mismo.